¿Industria? de la investigación de mercados

Los profesionales vinculados a la investigación social y de mercados, a menudo nos referimos a nuestro sector como “industria de la investigación de mercados”, una expresión que tuvo sentido en su momento pero que ahora ha quedado obsoleta. La profesión del investigador ya no es lo que era.

La Investigación de mercados nació cuando los datos eran escasos o prácticamente inexistentes. En el artículo La evolución de la investigación de mercados vemos que fue en 1896 cuando se constituyó la empresa Tabulating Machine Company, cuyo principal reto fue el de generar una industria capaz de recopilar datos y tratarlos en un período de tiempo razonable y con una inversión en recursos viable.

Desde entonces hasta la fecha, la industria de la investigación social y de mercados ha sofisticado los procedimientos de recolección y análisis de datos hasta alcanzar niveles de productividad que podemos considerar muy interesantes.

Infortécnica, por ejemplo, nos ofrece estudios de audiencia por 29€ al mes:

Infortécnica

Toluna nos ofrece una comunidad en la que podemos lanzar una pregunta a una audiencia sin coste alguno.Comunidad Toluna

De la pirámide del conocimiento, los datos y la información ya no son lo que se cotiza de nuestra profesión.

Pirámide de la sabiduría

La industria ha solucionado la necesidad de obtención de datos para nuestros clientes.

Ahora toca dejar de ser una industria que produce datos. Debemos poner nuestro foco en los servicios que generan conocimiento útil para nuestros clientes.

Siguiendo el modelo que proponen Brian Smith y Paul Raspin en su libro “Creating Market Insight: How Firms Create Value form Market Understanding”, si queremos que se nos cotice como investigadores debemos proporcionar:

  1. Conocimiento valioso: que ayude a las empresas a responder a las oportunidades de mercado.
  2. Conocimiento diferenciado: que no sea accesible para los competidores.
  3. Conocimiento inimitable: que no sea fácil para los competidores obtenerlo.
  4. Conocimiento aplicable: que la empresa pueda accionar.

Para ello los datos son una herramienta, pero lo importante es el conocimiento y la experiencia del investigador que utiliza esos datos. El valor está en el cerebro humano capaz de seleccionar conocimientos sobre gestión de empresa, comportamiento del consumidor, comportamiento social y estrategias empresariales, combinar ese conocimiento con la información que proporcionan los datos y proponer soluciones estratégicas o tácticas adaptadas a la realidad y necesidad del cliente.

Esta es la función de aquellos, que como yo, nos dedicamos a la consultoría en investigación de mercados.

 

Deja un comentario