Los tres 3 niveles de un análisis cualitativo

El fin último de todo estudio cualitativo es el de conocer los motivos, las razones, los valores y los significados que los entrevistados o los asistentes al focus grup asocian a un determinado comportamiento, marca o producto. Pero motivos, razones, valores y significados pueden ser conscientes, preconscientes o inconscientes. Según el nivel de profundidad al que deseemos llegar, la investigación cualitativa nos ofrece un nivel de análisis para cada uno de ellos.

Al centrarnos en el nivel consciente, indagamos sobre aquellos comportamientos de los que el participante tiene una idea clara de cómo actúa, del porqué de ese comportamiento y del valor y significado que le otorga. En estos casos el análisis es formal, se basa en las aportaciones textuales de los participantes. Vamos a tomar como ejemplo un estudio sobre la clasificación de las prendas de vestir. Podemos abrir el debate de un focus grup con una frase del tipo: hablar de los tipos de prendas que tenéis en el armario y para qué situaciones las utilizáis.

El análisis estructural nos permite llegar al nivel preconsciente, es aquel en el que las actitudes y comportamientos no son reflexivos ni conscientes, pero que en el flujo de una conversación afloran con bastante facilidad. Son aquellas cosas en las que “no nos hemos parado a pensar”, pero que cuando nos preguntan sobre ellas, la información fluye a nuestro consciente. Si en el mismo grupo del ejemplo anterior planteamos lo siguiente: ¿Qué profesionales consideráis que no deben acudir al trabajo en tejanos? Al analizar la forma en que se realizan las aportaciones, se contextualizan y se estudia su orden interno, podremos describir actitudes, creencias, estereotipos y percepciones.

Al nivel inconsciente se llega mediante análisis motivacionales. Se aplican cuando deseamos llegar a información que los participantes en el estudio no pueden aportar de forma directa a través de la conversación ya que se trata de cuestiones que su consciente desconoce y a las que no puede acceder. Si preguntamos de forma directa, lo único que obtenemos es una racionalización del porqué. Los test proyectivos son de gran ayuda para realizar este tipo de análisis ya que permiten a los participantes abstraer la cosa de estudio, situarla en un punto distinto y enfocar sus aportaciones desde una nueva perspectiva. Son muy útiles cuando deseamos conocer la identidad de una marca, o los sentimientos asociados a ciertos comportamientos.

Esta es la riqueza de los cualitativos, nos permiten descubrir cosas que no nos podemos imaginar antes de realizar el estudio.

Deja un comentario