Neuromarketing, ni cuali ni cuanti

Lo más destacable del Neuromarketing es que proporciona un tipo de información diferente sobre nuestros consumidores y clientes potenciales, que no podemos enmarcar ni en las técnicas cuantitativas ni en las cualitativas.

Esto tiene repercusiones a nivel de los presupuestos que las empresas destinan a investigación de mercados. Veamos porqué.

Cuando un investigador se plantea un estudio, la primera pregunta que se formula es el tipo de información que necesita recabar, si se trata de describir los hechos se planteará un estudio cuantitativo y si quiere explicarlos optará por uno cualitativo.

Los cuantitativos describen el comportamiento y utilizan las matemáticas y la estadística para analizar los datos. Decimos de ellos, que presentan resultados estadísticamente representativos.

Por su parte, los estudios cualitativos explican el sentido y significado que las personas otorgan a su comportamiento y se basan en la antropología, la psicología y la sociología para analizar el discurso proporcionado por los interpelados. Decimos de ellos que no proporcionan resultados estadísticamente representativos pero sí relevantes.

Neuromarketing ni cuali ni cuanti

En los últimos tiempos han irrumpido con fuerza dos nuevos sistemas de acceder a información relevante de nuestros mercados y consumidores: Big Data y Neuromarketing.

Los investigadores tenemos claro que los estudios basados en Big Data son inequívocamente estudios cuantitativos ya que nos permiten descubrir pautas de comportamiento en el universo objeto de estudio aplicando análisis matemáticos y estadísticos.

Este tipo de estudios están ayudando a incrementar el pastel del mercado de la investigación, es decir, gracias a los estudios de Big Data, las empresas están destinando más recursos económicos a investigación de mercados, pero también es cierto que se están quedando con una parte del pastel de los estudios cuantitativos tradicionales, ya que, en cierta medida, podemos sustituir encuestas por análisis Big Data. Misma cuantía presupuestaria destinada a nuevas técnicas de investigación.

Pero los estudios de Neuromarketing proporcionan una información distinta, que no es ni cuali ni cuanti. Se basa en un tipo de conocimiento diferente, las neurociencias y no describe el comportamiento de forma estadísticamente representativa, ni lo explica desde el punto de vista del interpelado. Es otra cosa.

Por lo tanto, los estudios de Neuromarketing están ayudando a incrementar el pastel del mercado, pero ¿se están quedando con una parte de los estudios tradicionales?

Tratándose de un nuevo tipo de investigación, los clientes tienen dos opciones:

  1. Dejar de recabar un cierto tipo de información que hasta el momento utilizaban para destinar ese presupuesto a estudios de Neuromarketing.
  2. Incrementar sus presupuestos.

Finalmente, la pregunta relevante es ¿por qué un cliente debe invertir en este nuevo tipo de información?

Deja un comentario